body p, .sqs-layout .sqs-block.html-block p { text-align: justify !important; }

“Si no tengo qué comer o cómo sustentar mis necesidades básicas, ¿cómo voy a empezar a soñar?”

La situación de los niños y adolescentes en situación de calle es un tema que no suele abordarse en profundidad dentro de los medios de comunicación. Las honrosas excepciones circunscriben la problemática a coberturas policiales, quedando bajo el ángulo sensacionalista de la crónica roja.

Rompiendo esta lógica acrítica y carente de reflexión, el 9 de diciembre el programa de laradio Universidad de Santiago “Usted tiene la palabra”, conducido por la periodista Daniela Figueroa, conversó con la directora de la Fundación Abrazarte, Pía Salas, quien lidera un proyecto de acompañamiento y reinserción de jóvenes que viven en la ribera del río Mapocho.

En una conversación franca y emotiva, Salas entregó detalles sobre el proceso de acompañamiento y apoyo hacia los adolescentes, enfatizando en uno de los aspectos claves de este trayecto: entregarles la confianza y el apoyo necesario para que se sientan parte de la sociedad.

El punto nodal de este recorrido, a su juicio, radica en empezar “a reconocer la belleza en el otro y a entender que nos tocó nacer en distintos lugares”, y que, pese a todas esas trabas y distancias socioeconómicas, podemos comunicarnos“de corazón a corazón”.

Condenados y juzgados

Cumpleaños, almuerzos o talleres de teatro son sólo algunas de las actividades que Fundación Abrazarte, entidad que mantiene una alianza de cooperación con Fudea, ha realizado con los jóvenes durante todos estos años. Salas, actriz de profesión, señala que lo primordial es invitarlos a formar parte de tu cotidianeidad y ellos, en contrapartida, también te invitarán a ser parte de la suya.

“En eso, soy tremendamente agradecida. Ellos permitieron que nosotros entráramos a sus vidas. Es muy difícil que un chico te permita entrar en sus vidas, porque ya se sienten condenados y juzgados”, afirma.

Escuela Refugio

Uno de los proyectos emblemáticos de la Fundación Abrazarte es la Escuela Refugio, cuyo principal impulsor fue el destacado empresario y filántropo Felipe Cubillos, fallecido el año 2011.

“Él se comprometió a levantar nuestro proyecto, que es la primera Escuela Refugio de artes y oficios ligada al deporte, que fue construida por desafío Levantemos Chile y entregada el año pasado”.

Salas añade que la premisa, que justificó la iniciativa, radicaba en conseguir que los niños pudiesen dejar las riberas del río Mapocho,  “y la única manera para seguir con nuestro trabajo era a través de un espacio que permita acogerlos, protegerlos y entregarles las condiciones básicas para poder empezar a soñar el futuro. (Porque) si yo no tengo que comer, como vestirme o sustentar mis necesidades básicas, ¿cómo voy a empezar a soñar?”.

Este año, la primera generación de jóvenes que formaron parte de la Escuela acaba de egresar. Según detalla Salas, el 85% de ellos se encuentra trabajando.

“En marzo esperamos partir con un nuevo grupo de 15 chicos, privados de libertad, que terminan con su condena, y que al salir no tienen dónde llegar más que la calle o el río Mapocho. Nosotros queremos acogerlos para seguir con este proceso”.  

Para conocer más detalles de Fundación Abrazarte, visitar: www.fundacionabrazarte.cl