body p, .sqs-layout .sqs-block.html-block p { text-align: justify !important; }

Universidad participa en Congreso de Directores de Coros Universitarios y se reencuentra con su historia

Recientemente se realizó en la ciudad de Valdivia el XXVIII Congreso de Directores de Coros Universitarios, organizado por la Corporación Coral Universitaria de Chile (CCUCh).

La iniciativa, que contó con la participación de directores de 12 agrupaciones corales a lo largo del país, se constituyó como una instancia de reflexión y diálogo sobre los principales desafíos de la disciplina.

En representación de la U. de Santiago de Chile, asistió Martha Gajardo, Directora del Conjunto Coral Estudiantil y Santiago Marín, Director del Coro de la Universidad.

El estado de la educación musical, su trayectoria en la historia de Chile, junto con diversas ponencias musicológicas, fueron algunas de las temáticas abordadas. La actividad contó con el apoyo de la Fundación de Egresados y Amigos de la Universidad (Fudea).

Entre los desafíos expuestos, se señaló la intención de continuar con el perfeccionamiento del rol que tiene el director de coro dentro de los planteles universitarios, dignificando su labor dentro de la formación de los alumnos. “No sólo como músico alterno, sino como un académico de la Universidad”, puntualiza Gajardo.

En la misma línea, con la intención de volver a posicionar este arte en un rol central dentro de la sociedad, se planteó la necesidad, pese a las dificultades que conlleva, de retomar los encuentros de coros universitarios y festivales nacionales de coro.

Recuerdos de la UTE

El encuentro con la propia historia de la U. de Santiago de Chile también jugó un papel relevante dentro de la actividad.

Según relata la directora del Conjunto Coral Estudiantil, el actual director del coro de la Universidad de Valdivia, Hugo Muñoz, estaba a cargo del coro UTE de Valdivia hasta el momento de su disolución.  Cuando cambió de nombre a Universidad Austral, “el pasó con su contrato hacia la otra institución. Era la persona más antigua que tenía contrato en la UTE”.

Gajardo, quien estudió Pedagogía en Música en la UMCE y también fue integrante del Coro Madrigalista de la Casa de Estudios, tuvo acceso al archivo fotográfico y documental de la Universidad Austral.

En él pudo apreciar el valioso testimonio documental que da cuenta de la labor musical y artística presente en dicha institución, cuando era sede de la actual U. de Santiago de Chile. Entre muchas imágenes que revisó, puso apreciar una donde aparecía Mario Baeza, del año 1971, dirigiendo el coro de la UTE. "Fue muy emocionante”, relata.

Cabe señalar que Mario Baeza, destacado músico nacional fallecido en 1998, fue fundador y director -por 18 años- del Coro UTE.

Llamado a fortalecer enseñanza

En relación a la necesidad de fortalecer la enseñanza de la música en las instituciones universitarias y de coros en particular, Gajardo señala que esta materia fue un punto de discusión importante. “Estuvimos viendo que, desde mediados del siglo XIX se incluyó el canto en las escuelas (…). Después la gente que estudiaba Pedagogía también cantaba. Era parte de la malla, de los profesores normalistas”.

Pese a estimar que existen excepciones dentro de algunos colegios –sobre todo particulares-, a su juicio “se han ido perdiendo horas de educación musical. Se han fundido con la educación artística y vamos cada vez más, retrocediendo. La labor de los coros se ve como un adorno en algunos colegios, con una persona que tiene las ganas pero no sabe cómo hacerlo”.

Para Gajardo, el balance de la actividad puede calificarse como positivo, ya que cada director “tuvo su momento para comentar sobre su actividad (particular). Así que nos enteramos lo que se hace a nivel nacional y eso es muy bueno, en cuanto a gestión, a repertorios, a desafíos, a los distintos tipos de coros y estilos”.

Finalmente, al ser consultada sobre su experiencia como profesora en la Universidad, en la cual se desempeña hace 11 años, considera que ha sido enriquecedora, tanto por el espíritu de superación y de trabajo constante de los estudiantes al momento de enfrentar los desafíos propios de la disciplina, como por el agradecimiento a nivel personal de los alumnos, de los que ha recibido desde felicitaciones de los papás hasta correos electrónicos. "Son para llorar", concluye.

Por Simón Pérez
Coordinador Área Comunicación Estratégica
Fudea U. de Santiago de Chile