Especialista explica los principales aspectos de la quiropráctica a la comunidad U. de Santiago

La actividad fue liderada por el director ejecutivo de Kanay, Pablo Herrera Loyola, quien desmitificó algunos aspectos en torno a la profesión. Junto a ello, se realizó una demostración quiropráctica “en vivo”, que permitió profundizar de manera lúdica en algunos elementos de dicha disciplina.

******************

Con la presencia de estudiantes, funcionarios, académicos y público general se realizó el pasado 12 de abril en las dependencias del Edificio ViME de la U. de Santiago de Chile, la charla “Quiropráctica: Ciencia, arte y filosofía”, organizada por la Fundación de Egresados y Amigos de la Casa de Estudios (Fudea) y el Centro Quiropráctico, Kinésico y Nutricional, Kanay.

Los principales aspectos de dicha profesión, junto a sus características y consejos prácticos para quienes deseen profundizar en ella, fueron los puntos substanciales abordados dentro de la jornada, que incluyó una sesión demostrativa y regalos para los participantes.

La jornada contó con la participación de Pablo Herrera Loyola, quiropráctico de profesión y director ejecutivo de Kanay y de Miguel Ramírez Carvacho, Director de Gestión y Convenios de la entidad.

 

Noción de “malestar”

Desmitificar lugares comunes y ciertos prejuicios en torno a la quiropráctica, fue uno de los ejes que condujo la exposición de Herrera.
Al momento de definir a la profesión, el expositor señaló que muchas personas consideran que su foco se encontraría en “sanar dolores de cuello” o de espalda. “No es así”, afirmó tajante.

De acuerdo a su diagnóstico, la quiropráctica involucra una triada esencial, que incluye a la filosofía, la ciencia y el arte, comprendiendo esta sincronía como un sistema que permite “ajustar” segmentos propios de cada columna, a través de una técnica particular –uso de las manos-, que corrige la causa de un “malestar”. Esto implica, por cierto una mirada particular sobre cómo enfrentar el fenómeno.

Herrera enfatiza en el concepto de “malestar”, ya que el núcleo de su tratamiento no se focaliza en las enfermedades ni en diagnósticos médicos. “Es una gran diferencia que tenemos con la rama médica. Ellos se van a encargar de diagnosticar una patología y tratarla. El quiropráctico nunca se va a encargar de diagnosticar, sino de tratar el malestar a través de ajustes vertebrales”.

El experto puntualiza que laquiropráctica no busca corregir posturas o aliviar dolores, sin embargo, sí se especializan “en la subluxación vertebral, considerada como una condición de una vértebra que ha perdido su adecuada yuxtaposición (…), lo cual repercute en los nervios e interfiere con la transmisión de impulsos mentales”.

La subluxación, bajo esta perspectiva, provocaría un cambio en el flujo de energía y comunicación entre el cerebro y el resto del organismo, lo que como consecuencia impide un funcionamiento al 100%.

Herrera, dejando en claro que dicha definición es debatible, ya que existen una serie de discusiones en torno a ella, señala que dicha conceptualización fue acuñada por Barlett Joshua Palmer, uno de los padres de la quiropráctica.

A su juicio, esta idea considera que los seres humanos son intrínsecamente inteligentes y diseñados para ser saludables desde el momento de su nacimiento.

Por otra parte, una de las principales ventajas del tratamiento propuesto a través de los “ajustes vertebrales”, según Herrera, es que generan progresos más allá de la espalda, “empezando a notar que se fortalecen diversas funciones orgánicas, que finalmente permiten acceder a una mejor calidad de vida”.

 

También, recalca que la quiropráctica no busca competir con otros profesionales de la salud, sino funcionar bajo “la lógica del complemento, en un marco colaborativo de respeto mutuo”.

Dichos conceptos y planteamientos fueron puestos en práctica a través de una demostración quiropráctica “en vivo” –a un paciente que ya contaba con un tratamiento en ejecución, ya que los “ajustes vertebrales” requieren de radiografías previas- a cargo de Miguel Ramírez Carvacho, Director de Gestión y Convenios de Kanay, que permitió profundizar de manera lúdica en algunos elementos de dicha disciplina.

Actividades de alto impacto

De acuerdo a la directora ejecutiva de Fudea, Ursula Schulz, la charla buscó socializar dentro de la comunidad universitaria una pequeña muestra, en este caso en el ámbito de la salud, de la heterogénea oferta de servicios y beneficios que se encuentran a disposición de nuestros egresados y amigos.

“Este año nos encontramos sumando a los convenios talleres de empleabilidad, además de diversos proyectos en temáticas sociales y culturales, que buscan un alto impacto en el sentido de fortalecer nuestro sello institucional. Así que desde ya los dejamos invitados a estar atentos a nuestro canales informativos y a sumarse como protagonistas en la serie de iniciativas que pronto anunciaremos”, concluyó.
 

 

*********************

Por Simón Pérez Seballos
Coordinador de Comunicaciones
Fudea U. de Santiago de Chile

Crédito fotografías: Departamento de Comunicaciones Universidad de Santiago.