body p, .sqs-layout .sqs-block.html-block p { text-align: justify !important; }

Expertos y estudiantes discutieron sobre nuevos desafíos en la gestión de operaciones

Enfoques sistémicos, emprendimiento y nuevas interrogantes en el ámbito de la gestión de operaciones, fueron algunas de las temáticas desarrolladas en el simposio organizado por estudiantes de Ingeniería Industrial de la Universidad de Santiago.

Con la presencia de destacados profesionales en el área de la gestión de operaciones se desarrolló la XXIII edición del Simposio del Laboratorio de Emprendimiento Educacional (LEE), organizado por estudiantes de Ingeniería Industrial de la U. de Santiago. La actividad se llevó a cabo el 24 de junio en el salón de conferencias del edificio Telefónica.

El rector de la Universidad de Santiago, Juan Manuel Zolezzi, en su discurso de inauguración del evento, señaló que se trata de una iniciativa que busca generar una instancia de aprendizaje y gestión del conocimiento, “así como también contribuir en la formación de ingenieros lúcidos, líderes y emprendedores, que aporten a la sociedad y que sean representativos del sello que identifica a los ingenieros civiles industriales de la Universidad de Santiago de Chile”, afirmó.  

La máxima autoridad del plantel añadió que la gestión de operaciones es fundamental en el mundo actual, ya que las organizaciones “deben ser capaces de lograr una producción de bienes y servicios eficientes y sustentables, que al mismo tiempo, satisfagan los requerimientos y expectativas cada vez mayores de clientes, usuarios y de la sociedad en general”.

Temáticas transversales

José Miguel Araya, profesor de Ingeniería Industrial de la U. de Santiago y creador del Laboratorio de Emprendimiento Educacional, señaló que éste tiene más de 20 años de trayectoria, enfatizando que no es un proyecto de escritorio.

“No basta con comprarse el libro, ir a una charla o googlear algo en Internet, sino que hay que discutir. Nosotros le hemos dado el énfasis a lo que llamamos las conversaciones dialógicas, en términos de la contraparte, respecto de una contextualización de la discusión en algo que tenga sentido. Para eso hacemos las temáticas transversales”, afirmó.

El académico agregó que en el trasfondo de esta iniciativa se encuentra “un modelo educativo que se hace cargo de que la educación es para toda la vida. Por lo tanto, los muchachos aprenden acá una dinámica de trabajo en la cual el conocimiento es socialmente construido”.

Matías Leiva, estudiante de quinto año de Ingeniería Industrial e integrante del comité organizador del simposio, dijo que esta actividad se inserta en el ramo del Taller y Gestión de Liderazgo. “Tenemos que buscar expositores que sean acordes al tema y todo lo demás es un trabajo administrativo. El ramo se divide en una serie de empresas. La nuestra es “Simposio”, que organiza el evento al final del semestre. Pero también está “Revista”, “Multimedia”, “Coloquio”, entre otras”.

La Fundación de Egresados y Amigos de la Universidad de Santiago (FUDEA) tuvo un rol activo dentro de esta actividad, participando como patrocinadores del Simposio LEE y, adicionalmente, realizando una labor informativa de sus actividades y labores entre sus participantes.

Enfoque sistémico

Entre los expositores, se presentó Cristian Divin, Ingeniero Industrial titulado de la U. de Santiago y actual CIO (Chief Information Officer) Corporativo de la Compañía Pesquera Camanchaca, Gerardo Lagos, Gerente de Productos de Nectia Cloud Solutions y Demián Arancibia, Ingeniero Civil Industrial de la Universidad de Chile, entre otros. Este último, detalló su trabajo dentro del observatorio ALMA, explicando cómo aplicó el enfoque sistémico.

El experto señaló que así como el observatorio Alma es un sistema que tiene como propósito que los astrónomos puedan observar el universo, existen otros procesos y estructuras sociales calificados como sistema, “como el sistema político, productivo o de transportes. Mi punto es que aunque les llamen sistema, no están tratados hoy día como tales”. A su juicio, se requiere responder una serie de interrogantes para que puedan enmarcarse dentro de esta categoría, como definir el propósito, caracterizar su funcionamiento, reconocer si interactúa con otros sistemas o si se pueden definir indicadores.

Al ser consultado sobre el sistema educacional y si es posible aplicar un enfoque sistémico que pueda mejorarlo, planteó que utilizando estos principios, habría que partir por definir propósitos, transparentarlos y someterlos a diálogo, para que así “estemos de acuerdo en cuál es el propósito de la educación”.

Por Simón Pérez
Coordinador Área Comunicación Estratégica
FUDEA U. de Santiago