body p, .sqs-layout .sqs-block.html-block p { text-align: justify !important; }

Presentarán libro que rescata faceta teatral de Víctor Jara

El 22 de agosto se realizará la presentación de “Víctor Jara, su vida y el Teatro” en las dependencias de la Universidad de Santiago. El libro rescata una faceta para muchos desconocida del célebre cantautor, vinculada al mundo del teatro, tanto como actor y director. La Fundación de Egresados y Amigos de la U. de Santiago (FUDEA) conversó con su autor, Gabriel Sepúlveda (en la foto), quien proporcionó algunos elementos de la investigación, que complejiza y entrega nuevos antecedentes de este imprescindible artista nacional.

Mientras estudiaba teatro, un amigo le entregó un dato revelador: Víctor Jara había sido hombre de teatro. El dato lo descolocó. Gabriel Sepúlveda no tenía idea que el icónico cantautor nacional formaba parte del imaginario de su propia formación profesional.

“En ese momento justo me estaba acercando a la figura arquetípica del héroe trágico, del mártir. Y saber que Víctor Jara había tenido una carrera tan significativa y que haya pasado al olvido me llamó la atención, me pareció interesante”, señala Sepúlveda, quien es actor y director teatral.
Motivado por la curiosidad, emprendió una búsqueda en torno a este aspecto olvidado del cantautor, ligado al mundo del teatro. En ese ejercicio exploratorio, se encontró con un pionero, con una figura que jugó un rol importante en la renovación de la escena teatral chilena.

Entrevistó a cercanos, familiares y amigos en esta ruta creativa, accediendo incluso a fotografías inéditas de esa época, que incluso sorprendieron a la propia Joan Turner, quien quedó gratamente sorprendida con el material.

En este trabajo de reconstrucción histórica, uno de los elementos que rescata de sus obras teatrales es la propuesta de una comprensión más gestual del texto, que jugaba más con el teatro, proponiendo algolúdico y energético. “Porque no se conformaba solamente con la idea de una emoción, sino que de encontrar códigos gestuales y físicos. Entonces había un juego muy energético, muy kinético con Víctor Jara”, agrega.

Sobre los montajes que realizó, señala que había una constante búsqueda en su obra, transitando desde “autores malditos” de la nueva dramaturgia inglesa de la época hasta representaciones del mundo campesino, expresadas en obras como “Ánimas de día claro” o "La Remolienda", ambas de autoría de Alejandro Sieveking.

En este ámbito, añade un aspecto que considera relevante, afirmando que sus montajes ambientados en el campo no eran antropológicos, o estudios costumbristas, sino “la búsqueda de la poesía que subyace en la vida del campo. Por supuesto, es muy fácil descubrir que en su música, en sus canciones, también hay un vuelo poético altísimo”.

Artista integral

Sobre si existe un punto que una su faceta musical con la teatral, Sepúlveda es enfático: hay una vinculación intrínseca entre ambos aspectos. “Víctor Jara, el artista, hace que sus talentos convivan en forma armónica, porque en su música hay mucha teatralidad, imágenes y personajes, como Angelita Huenuman o Luchín”, señala.

Añade que hay un trabajo de metáforas, de sentido del humor y dentro de su propuesta teatral “está el aspecto rítmico muy marcado. Y eso lo hace muy musical. Uno podría decir que en su teatro hay mucha música y que en su música hay mucho teatro”.

Todos estos elementos, a su juicio, han permitido que su figura siga vigente y cada día más interiorizada dentro del imaginario social, alejada de cualquier traba y barrera institucional, que pueda coartar las potencialidades de su legado.

“Es interesante como Víctor surge solo. Tú vas a cualquier marcha y hay poleras, la gente entona sus canciones, está el Centro Popular Víctor Jara, el Preuniversitario Popular Víctor Jara,  o juntas de vecinos que llevan su nombre. Y no es porque haya llegado una institución a decirlo, sino porque encarna valores sociales, artísticos y políticos, que sobreviven por sí mismos”.

El libro será presentado el 22 de agosto a las 12.00 hrs., en el Salón de Honor de la Casa de Estudios.

Por Simón Pérez
Coordinador Área Comunicación Estratégica
Fundación de Egresados y Amigos U. de Santiago (FUDEA)

Crédito imagen: Helen Miranda