Variadas iniciativas en nueva charla de emprendimiento

Reciclaje en colegios, innovaciones en videojuegos e incluso la gestación de un proyecto de asado patagónico fueron las temáticas realizadas en esta nueva charla de emprendimiento, que convocó a la comunidad U. de Santiago de Chile.

********************

El jueves 1 de septiembre, en el auditorio Enrique Fröemel de la U. de Santiago de Chile, se realizó la tercera charla del ciclo “De la idea a la acción: develando desafíos y experiencias de emprendedores”, iniciativa organizada por la Fundación de Egresados y Amigos (Fudea), Efecto Vikingo y el Consejo de Desarrollo Social Empresarial (Cedes).

La actividad, abierta a toda la comunidad U. de Santiago de Chile, congregó a tres destacados emprendedores, quienes detallaron y explicaron el proceso de gestación de sus proyectos hasta su etapa de consolidación.

De acuerdo a Ursula Schulz, directora ejecutiva de Fudea, dicho ciclo de charlas busca potenciar los diversos emprendimientos de la comunidad universitaria, motivándolos a concretar sus iniciativas en proyectos viables y sostenibles.

“La Fundación lo que está haciendo hoy día es transformarse en una plataforma de redes para todos quienes quieran emprender. Hoy día tenemos a disposición profesionales que están asesorando para que todos nuestros emprendedores puedan concretar sus iniciativas y, junto a ello, facilitar también la conexión entre profesionales”, señaló.

Colapso de la basura

El primer ponente en tomar la palabra fue Claudio Varela, director de Red-Eco, programa de intervención escolar que busca instalar la cultura de reciclaje en las escuelas.

De acuerdo a su relato, para gestar el proyecto, la primera acción que realizó fue visitar diversas escuelas para conocer qué tipo de iniciativas de reciclaje realizaban. Además, recabó información actualizada sobre la normativa ambiental y conoció la percepción medioambiental ciudadana, con la finalidad de leer e interpretar correctamente dichas cifras.   

Este análisis lo llevó a interiorizarse sobre un diagnóstico lapidario en torno al tratamiento de la basura en la Región Metropolitana, donde existen más de 700 micro-basurales y 65 vertederos ilegales de grandes dimensiones.  “Todo esto afecta a las comunas principalmente del sector sur y norponiente de la capital. Y no sólo afecta desde un punto de vista ornamental, sino que también de la salud, de las plagas e incluso de manera económica”.

A juicio de Varela, este análisis los llevó a construir el concepto de “colapso de la basura”,  convenciéndose que “si este país sigue igual, no vamos a poder abrir la puerta de la casa”.

Junto a ello, sumado a un diagnóstico compartido sobre generar políticas educativas medioambientales que sean efectivas, decidió con su equipo involucrar a los estudiantes de enseñanza básica, haciéndolos vivir “una experiencia relacionada con la cultura del reciclaje. Entregamos nuestro mensaje en función de intervenciones, obras de teatro infantil y títeres para la pre-básica”.

Como uno de los objetivos deseados, el programa que desarrolla busca que los establecimientos postulen al primer año a la Certificación Ambiental, “que les asegura un financiamiento permanente por parte del Ministerio del Medio Ambiente, por intermedio del Fondo de Protección Ambiental”.

Inspiración jugando Call of Duty

La siguiente ponencia estuvo a cargo de Joaquín Soza, quien con solo 18 años lidera la microempresa de emprendimiento “KustomGaming”.

La iniciativa surgió el año 2014, mientras jugaba el popular videojuego Call of Duty. En medio de alguna batalla épica, amigos le manifestaron la necesidad de adquirir controles “Scuf”, que permitieran mayor comodidad y jugabilidad, pero cuyo alto costo ha impedido su masificación en el país.

“Ahí se me ocurrió intentar realizar unos chips. Tomé mi control, lo desarmé entero y se me ocurrió pintarlo. Agarré una lata de spray y lo pinté”.

Según señaló, la idea de pintarlo no fue azarosa, ya que de acuerdo a su experiencia, existe una necesidad permanente en el nicho de los “gamers” de personalizar sus controles, otorgándoles mayor identidad y sentido de pertenencia.

Sin embargo, según rememora entre risas, tanto el proceso de pintado como su chip fueron un completo fracaso.
Pese a ello, insistió en su proyecto. Durante seis meses buscó la pintura adecuada, hasta que finalmente llegó al poliuretano. Decidió comprar un compresor de aire y un aerógrafo.

Y, por otra parte, tampoco abandonó su idea de generar una alternativa a los controles “Scuf”. “Estuve pensando en cómo intervenir los controles y volví a desarmar el mío. Tomé un tester, la placa y me puse a trabajar en los puntos de control (…). Iba soldando los cables en la placa”, señaló.

Finalmente, ambos procesos llegaron a buen puerto, que lo llevaron a auspiciar equipos del mencionado Call of Duty, con la finalidad de otorgarle mayor visibilidad a su naciente emprendimiento. “Auspicié dos equipos argentinos y mandé un control allá”, aseguró.

Actualmente, en paralelo a sus estudios, decidió focalizar su nicho en la venta y personalización de controles de las consolas más populares que se comercializan en el país.

Sobre el proceso de realización de su emprendimiento, asegura que no fue fácil, pero llamó a correr el riesgo e intentarlo. “Existen dificultades, aciertos y muchos errores. Pese a ello, “si uno nunca se da por vencido, puede sacar sus proyectos adelante. No mucha gente me apoyó, pero seguí insistiendo”, recalcó.

“Un emprendimiento no nace del azar”

El Encargado en cerrar la jornada fue Marcelo Castillo, Ingeniero Comercial de la U. de Santiago de Chile y orgulloso usachino. Al comienzo de su presentación, señaló que tanto su padre, sus hermanos y sus hijos han estudiado en la Corporación, por tanto, “no existe otra alternativa”, pronunció entre risas.

El profesional detalló la gestación de su empresa “Roast & Lambs”, la que busca otorgar “una experiencia de asado al estilo Patagónico”.
Castillo focalizó su ponencia en la importancia de planificar, pensar y estudiar a fondo la realización de un proyecto de esta envergadura, asegurando que “un emprendimiento no nace del azar”.

Por ejemplo, detalló que para la elaboración preliminar de dicha idea, decidió ir a convivir con gauchos en el sur de Chile. Ahí, durmió en sus estancias y, sobre todo, observó y aprendió sus técnicas de cocina.

Ese trabajo al estilo “etnográfico” fue clave, porque le permitió interiorizarse de todo el proceso y, de esta forma, emularlo, pero incluyendo al mismo tiempo un sello distintivo.

Sobre sus próximos pasos, señaló que uno de sus objetivos radica en posicionar su marca a nivel nacional, además de fortalecer alianzas con empresas de prestigio.

También, enfatizó a los asistentes en la necesidad de realizar planificaciones económicas realistas al momento de llevar a cabo un emprendimiento.

“En mi caso, yo realicé un estudio económico, tomando un horizonte de 6 años con un crecimiento de 30% anual”.

Este aspecto más técnico, agregó, le ha permitido poner en práctica cada uno de los conocimientos adquiridos en la Universidad, en su formación como Ingeniero Comercial. “Yo logré aplicar todos los conocimientos que me ha dado la Universidad para poder crear algo que tuviera un resultado positivo. Es una satisfacción profesional y personal muy grande”, concluyó.

********************

Por Simón Pérez Seballos
Coordinador de Comunicaciones
Fudea U. de Santiago de Chile

Fotografías:  Fabián Rojas