Egresado experto en innovación invita a asumir los desafíos de la Cuarta Revolución Industrial

IMG_6766.jpg

Jaime Contreras Soria (36), titulado de Ingeniería Civil Industrial de la Casa de Estudios, actualmente se desempeña como Subdirector de Contenidos del Centro de Innovación UC Anacleto Angelini, donde se ha consolidado como uno de los referentes nacionales en la promoción de la innovación y el emprendimiento.

El profesional, junto con rememorar su paso por la Universidad, entrega una serie de consejos y sugerencias a la comunidad universitaria, exhortándola a asumir como propios dentro de sus áreas profesionales los desafío inherentes de la innovación.

Amante del género de las ucronías -ese que profundiza en realidades alternativas, viajes en el tiempo o conspiraciones-, con Stephen King como uno de sus autores de cabecera, Jaime Contreras Soria,  destacado profesional usachino, ha consolidado su trayectoria profesional en la promoción de la cultura de la innovación y el emprendimiento.

Con una destacada trayectoria en el mundo privado, trabajó por más de 10 años a cargo del Área de Estudios de la revista América Economía. Además, cuenta con un MBA en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey en México, país donde se desempeñó como panelista estable el año 2012 en Radio Trece Noticias.

Sin embargo, su camino académico, casi en la línea con las ucronías que tanto le apasionan, pudo desarrollarse en otra realidad, alejada de la gestión de proyectos o de planillas Excel, sino más cercana las encías o el tejido periodontal.

Cuenta que la faltaron dos puntos para entrar a estudiar Odontología, carrera que siempre quiso cursar desde tu etapa escolar. Ante esta inesperada y desconcertante situación, un académico lo convence de estudiar Ingeniería en la Universidad de Santiago de Chile, tomando en cuenta su excelente desempeño en ramos como Matemática o Física.

“Decidí hacerle caso y fue todo un descubrimiento. Me encantó la carrera, sentí que era lo mío”, señala. Ingresó a Ingeniería Civil Industrial el año 2000 y se tituló el 2006.

Al calificar su paso por la Universidad, no tiene dudas de reconocer lo importante que ha sido en su vida, recalcando la “preocupación por el otro”, que a su juicio no es algo que se aprecie con tanta nitidez en otros planteles universitarios.

“Más allá de que la competencia existe, acá siempre había un espacio de colaboración, de querer ayudar al otro y creo que eso es súper bueno. Esa preocupación por la educación, por el país en su conjunto, por el sistema de Educación Superior. Esas conversaciones, debates, yo encuentro que le agregan valor a los estudiantes de la Casa de Estudios”, subraya.

También se toma el tiempo de homenajear a sus profesores –como Osvaldo García de la Cerda o Agustín León-, que lo ayudaron a crecer en ámbitos tanto personales como profesionales. Y, junto a ello, destaca las enriquecedoras experiencias vividas en movilizaciones estudiantiles.

“Yo por lo menos recuerdo con agrado discusiones de alto nivel con personas de la carrera y de otras donde se debatía, lo que te abría la mente para luchar por cosas que en ese momento eran por un bien del país”, afirma.

En esa misma línea, destaca esas instancias de participación estudiantil como un “espacio cívico, ciudadano, que te permitía ser más empático con el otro, con el que no tenía la misma posibilidad que tú”.

También, enfatiza en el rol social que juega la Universidad en el país, señalando que “si pudiésemos medir la trazabilidad educacional, desde que el alumno entra hasta que sale en todos los ámbitos, como autoestima, formación, tanto en habilidades blandas como duras, impacto en lo económico, en lo social, yo creo que somos por lejos la mejor Universidad: de eso no tengo ninguna duda”.

Sobre el mismo punto, agrega que “la diversidad de estudiantes que entran acá es tremenda, yo creo que ahí la Universidad tiene un rol donde cada día se afirma más, además sus índices de calidad donde compite con el resto de las universidades está súper bien. (…) Es algo que cada persona que pertenece a esta comunidad debería estar muy orgulloso”.

Innovación y emprendimientos: temas claves

Al ser consultado por qué decide incorporarse al área de finanzas, economía e innovación, señala que su paso como asistente en el área de Administración y Finanzas en Proseguir le permitió aprender diversas habilidades relacionadas con su profesión, desde uso de sistemas, programas y diferentes modelos de trabajo.

Sin embargo, dicha experiencia lo hizo reflexionar sobre el rumbo de su desarrollo profesional, realizando un giro importante al ingresar a la revista América Economía como Coordinador en el área de Estudios, donde “encontré mi vocación y espacio profesional”.

“Me encantan los medios, el mundo editorial es muy entretenido. Mi señora siempre me echa la talla de que debería haber sido periodista y no ingeniero, pero creo que desde la Ingeniería generé un aporte al espacio editorial”, agrega.

En dicha empresa, llegó a encabezar el Área de Estudios, donde en su rol de director lideró la elaboración de diversos rankings y estudios en diversas áreas, a cargo de un equipo multidisciplinario de profesionales. “Estuve casi 10 años ahí y fue una cosa muy intensa”, añade.

Esa experiencia, tanto teórica como analítica, le permitió poco a poco enamorarse de la innovación y el emprendimiento, recalando en el Centro de Innovación UC Anacleto Angelini, como Subdirector de Contenidos.

A su juicio, “la innovación y emprendimiento debe ser por lejos el tema que nos va a permitir avanzar como sociedad a un estado superior”.

El mundo cambió

Bajo su mirada y experiencia profesional, considera fundamental que como país asumamos con mayor fuerza la cultura de la innovación y el emprendimiento, que implica entender que “estamos en la Cuarta Revolución Industrial y que todas estas mega-tendencias que existen como ‘Internet de las Cosas’, “Big Data” o Inteligencia Artificial, no son para 10 o 15 años, sino ahora”.

La clave, reflexiona, es otorgarle un sentido de urgencia, “porque si las personas no se dan cuenta que tenemos una oportunidad enorme de subirnos a este carro, vamos a perder como en muchas otras ocasiones en la Historia de Chile, donde hay otros que toman el camino y nos adelantan”.

También, añade que la innovación no debería circunscribirse a ciertas carreras o áreas propias de la Ciencia y Tecnología, Diseño o Modelos de Negocios, sino que “todas las facultades en las distintas universidades deberían sentirse llamadas por la innovación y el emprendimiento, porque al final es algo trasversal”.

Para Contreras, el mensaje a las nuevas generaciones sería que “el mundo cambió. Muchas de las competencias que ellos tienen hoy día las van a tener que mejorar o adherir otras para el mundo que viene ahora ya. Que es un mundo con temas digitales muy fuerte, donde la robótica va a entrar muy fuerte.  Entonces, creo que no es que uno quede obsoleto de inmediato, existe una oportunidad de poder entrar en esta dinámica y ser parte de ella, no mirarla desde afuera”.

Momento de oportunidades

En relación a sus próximos desafíos profesionales, planea en un futuro impulsar un emprendimiento vinculado al área educacional, que mezcle su pasión por la Educación, la docencia (se desempeña como profesor del MBA de la Universidad y ha realizado clases desde escolares a estudiantes de pregrado) y la innovación. “Eso va también de la mano con generar impacto directo en la sociedad”, enfatiza.

Ya en el cierre, realiza un llamado a la comunidad Fudea de egresadas y egresados a asumir un rol más activo en la comunidad universitaria. “No se trata solo de ir a la cena de egresados todos los años y pasarla bien: se trata de que tú te sientas ligado a la Universidad. Si hay algo que nos falta a nosotros es entender que la generación de redes está en nosotros mismos. Nadie va a generar redes por nosotros”.

También, aconseja a quienes deseen relacionarse con el ecosistema emprendedor, darle una mirada al área de la innovación, sobre todo porque “al menos en la Historia cercana no hemos tenido un momento donde van a surgir tantas oportunidades como en los próximos años que vienen”.

A su juicio, “a lo mejor no todos tienen la vocación de emprendedores, pero el que tú estés fuera profesionalmente te va a dejar obsoleto. Y eso va desde las personas que estudiaron Humanidades hasta las carreras relacionadas directamente con el área de Tecnología. Creo que ahí hay una oportunidad muy interesante para todos de ser partícipe de esta revolución que estamos viviendo”.

 

 

Por Simón Pérez