Egresada experta en redes sociales llama a la comunidad a cuidar sus datos en internet

  • María Pastora Sandoval Campos (40), Magister en Comunicación y Periodismo Digital, expresa que los usuarios deben preocuparse de cuidar la información que entregan a las diversas redes sociales.
  • La polémica abierta con la consultora Cambridge Analytica –que mal utilizó los datos personales de Facebook de los usuarios para fines electorales-, a su juicio, recién está comenzando, lo que debería alertar a la ciudadanía “a ir dosificando y pensando bien lo que van a publicar. Naturalmente, con todo lo que está pasando, las personas va a empezar a cuidar más sus datos”.

Hoy en día, la conexión a internet es parte fundamental para la vida diaria de las personas. Bien lo sabe María Pastora Sandoval Campos, Periodista titulada de la Universidad de Santiago de Chile y Magister en Comunicación y Periodismo Digital.

El amor la llevó hasta Punta Arenas, lugar donde reside hace poco más de un mes. Ahí trabaja en el diario local El Pingüino, en el área de Crónica, Ciencia y Tecnología. Además, participa en la radio del mismo nombre. Tiene toda la intención de quedarse por mucho tiempo.

Con más de 25.500 seguidores en Twitter, tiene una alta presencia en redes sociales, siendo considerada dentro de las tuiteras más influyentes de Chile.

Sandoval, quien se define como “computina” y habladora compulsiva, tiene una vida en redes sociales muy activa. Desde el 2004 cuenta con una página personal que lleva su propio nombre y, además, según ella misma comenta, “en Facebook voy haciendo recuentos de mi vida”.

Vivir en el extremo del país tiene sus ventajas. Por ejemplo, cuando María Pastora vivía en la capital, frente a un gran parque de la comuna de Santiago, caminar o trotar por ahí mantenía sus niveles de estrés bajos.

Ahora, inserta en la majestuosidad del sur, el paisaje cambió mucho y para mejor. “Desde mi casa se ve el Estrecho (de Magallanes). Acá no es vista al mar, es vista al Estrecho, y eso me gusta mucho, de repente puedo quedarme pegada ahí un buen rato”, asegura con un dejo de melancolía.

Orgullo usachino

Desde temprana edad Sandoval estuvo en contacto con la televisión y las comunicaciones. Sus padres, María Pastora Campos y Domingo Sandoval, más conocidos como “Los Bochincheros”, trabajaron en televisión mucho tiempo. “Si alguien tiene papás contadores, estaría familiarizado con los libros de contabilidad. Bueno, mis papás trabajan en la TV y yo siempre estuve muy familiarizada con eso”, cuenta.   

Este contacto prematuro con la televisión llevó a Sandoval a querer estudiar algo relacionado con las comunicaciones. Manifiesta que pasó “por varias etapas en las que quería estudiar cosas científicas. Pero después, como en sexto básico, me di cuenta que lo que a mí me gustaba era comunicar la Ciencia. Entonces dije: voy a ser periodista científica y voy a estudiar Periodismo. Desde temprano tuve muy claro lo que quería estudiar”.

“Entrar a una tradicional (….), para mí fue muy bueno y estoy súper orgullosa de ser usachina”, afirma.

Su paso como estudiante por la Universidad fue hasta el 2008. Sin embargo, siguió vinculada como profesora a su Alma Mater hasta el año pasado, antes de cambiar de residencia, donde hacía clases de Periodismo Digital.

Con más de 20 años de trayectoria profesional, reconoce que le debe mucho a la formación que recibió en la U. de Santiago de Chile. Recuerda que se les exigía mucho, lo que hizo que estuviera muy bien capacitada al momento de salir al mundo laboral. “No me pasó eso de que salí de la Universidad y recién aprendí a hacer Periodismo en medios, sino que yo me sentía capacitada para trabajar desde ya”.

Sobre el sello usachino, considera que el periodista de la Corporación tiene un perfil “aperrado”, “reporteril” y “analítico”, potenciado por las instancias de charlas, conferencias y el vasto terreno de investigación con el que cuenta el Plantel, aspectos que sin duda la marcaron. “Pertenecer a la Universidad a mí me da mucho orgullo, porque es una Casa de Estudios que se mantiene siempre muy vigente”, enfatiza.

Incluso, hasta el día de hoy, su grupo de amigas más cercanas sigue siendo el que tenía en la Universidad. En ese sentido, asegura que “hay toda una apertura a muchos mundos y realidades que enriquecieron mi vida personal”. En lo laboral, la constancia junto con la excelencia, la marcaron, moldeándola profesionalmente.

Siempre conectada

Desde que tuvo acceso a un computador con internet en el primer año de su carrera, descubrió que las bondades que internet ofrece son ilimitadas. Aun así, tiene muy claro que el Periodismo Digital está lleno de desafíos.

Bajo su mirada, es importante estar siempre a la vanguardia en cuanto a contenidos y lograr que éstos tengan impacto. Sin embargo, considera que “los objetivos comerciales de los medios, lamentablemente, ejercen una presión tal que un contenido tiene que ser sí o sí visible y, muchas veces, lo visible le quita calidad a lo que se publica”.

Uno de los problemas, originados por el afán de lograr que un contenido tenga impacto en la red –muchas veces con nulos méritos en cuanto a calidad informativa-, es el auge de publicaciones con noticias falsas. Para María Pastora, estos contenidos afectan mucho la calidad del Periodismo y de  las Comunicaciones en general. Una de las formas de erradicarlo, estima, radica en “educar a la gente a identificar una fuente valedera y confiable”.

Con respecto a los datos filtrados de 87 millones de usuario de Facebook, la experta expresa que los ciudadanos deben preocuparse de cuidar la información que entregan. A su juicio, la polémica abierta con la consultora Cambridge Analytica recién está comenzando, lo que debería alertar a la ciudadanía “a ir dosificando y pensando bien lo que van a publicar. Naturalmente, con todo lo que está pasando, las personas va a empezar a cuidar más sus datos”.

Finalmente, la ex alumna se dirige a la comunidad de egresados Fudea y universitaria en general, interesada en el área digital y comunicacional, a “aprender a aprender, ya que el mundo digitalizado se va transformando constantemente y avanza de forma muy rápida”.

“Hay que ser flexible y estar siempre dispuesto a aprender. Y siempre participen de congresos o seminarios, porque con la interacción con otros profesionales uno se enriquece”, concluye.   

Por Sofía Méndez